¿QUÉ SON LAS PRÁCTICAS SOCIALES DEL LENGUAJE Y POR QUÉ SON TAN IMPORTANTES PARA EL APRENDIZAJE DE LA LENGUA?

Publicado por Hugo Ruiz en

Supongamos que a usted le dejaran de tarea armar un aparato moderno y complejo, pero solo le dieran las piezas, sin las instrucciones para armarlo y sin explicarle para que sirve, sería difícil ¿no? Lo mismo ocurre con el aprendizaje de la lengua cuando las situaciones que se le plantean al estudiante se encuentran fuera de su contexto social, necesidades e intereses. Resultaría imposible aprender a hablar, leer y escribir sin recuperar la funcionalidad y el sentido del lenguaje.

El Programa de estudios (SEP, 2011) señala que: “Las prácticas sociales del lenguaje son pautas o modos de interacción que enmarcan la producción e interpretación de los textos orales o escritos.” Es decir, aquellas situaciones en las que los individuos tienen que hablar, escuchar, leer y escribir para cumplir con un determinado objetivo en la sociedad.

Esta idea tiene implicaciones sorprendentes acerca de la enseñanza y el aprendizaje de la lengua, en primer lugar, al referirnos a prácticas sociales del lenguaje estamos hablando de la puesta en práctica de conocimientos de parte del alumno dentro y fuera del aula de clases, es decir tomando como punto de partida las prácticas sociales de su vida cotidiana. Lo cual representa un cambio en nuestra manera de pensar, puesto que reconoce que la escuela no es el único lugar en el que los alumnos pueden aprender.

Por otro lado, rompe con el paradigma tradicional de que la transmisión de información a través de planas, repeticiones, copias, entre otras actividades poco significativas, son el mejor método para adquirir la lengua escrita. Esta visión ha sido superada por un nuevo enfoque en el que el proceso educativo se centra en los aprendizajes del alumno a través de un proceso constructivo.

El éxito del aprendizaje de la lectura y la escritura depende de las oportunidades que tengan los niños de acercarse a distintos tipos de textos, de producirlos y comunicarse de manera eficiente y afectiva con sus semejantes. Por lo que las prácticas sociales del lenguaje son una pieza indispensable para la adquisición de las competencias comunicativas.

El lenguaje es un producto cultural: hablar, escuchar, leer y escribir son habilidades fundamentales para la adquisición del mismo. Por lo que las actividades deben partir del contexto social del alumno y las prácticas sociales presentes en su vida diaria.

El ejemplo es tan sencillo como decir, ¿Qué es más atractivo, hacer una plana de ma-me-mi-mo-mú, o escribir una carta para mamá? ¿Qué situación desarrolla mayores habilidades: copiar un cuento o escribir un cuento? La respuesta es tan sencilla como el problema, si partimos de situaciones didácticas que retomen las motivaciones e intereses del alumno, las posibilidades de generar aprendizajes significativos en ellos aumentan exponencialmente. En la medida en que presentemos este tipo de situaciones observaremos un cambio radical en el aprendizaje de nuestros alumnos.

Las principales características de las prácticas sociales del lenguaje según el programa de estudios (SEP;2011) son:

  • Implican un propósito comunicativo. Es decir, poseen una razón de ser y utilidad.
  • Están vinculadas con el contexto social de comunicación. Considera el lugar, momento, circunstancia y características, por ejemplo, si el texto será para un amigo, o para una persona mayor, etc.
  • Consideran a un destinatario o destinatarios concretos. Retoma las características del destinatario, su edad, familiaridad, intereses, conocimientos, entre otros.
  • Consideran el tipo de texto involucrado. Permite apreciar el formato que se usará, el tipo de lenguaje: formal o informal, la organización, entre otros aspectos dependiendo de las características propias del texto elegido.

Para que nuestros alumnos puedan desarrollar las competencias comunicativas que requieren para su desarrollo integral y su incorporación a la sociedad de una manera eficiente. Es indispensable partir de prácticas sociales del lenguaje que les permita poner en juego sus aprendizajes. La movilización de sus conocimientos; sus ideas previas y la incorporación de nueva información; les permitirán una mayor comprensión de lenguaje y el desarrollo de nuevas habilidades que les servirán para expresarse de manera adecuada en diversas situaciones de su vida cotidiana.

Referencias bibliográficas

SEP (2011).  Programas de estudio 2011.  Guía para el Maestro.  Educación básica.


Hugo Ruiz

Especialista en temas educativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *