¿CÓMO LOGRAR UN AMBIENTE DE APOYO EN EL SALÓN DE CLASES?

Publicado por Hugo Ruiz en

Lograr un ambiente de apoyo en el salón de clases representa un reto de gran complejidad para cualquier docente, hoy en día en el aula de clases se han generado diferencias que tienen su origen en la intolerancia y en la falta de aprecio hacia la diversidad.

En primer lugar, si el propósito del docente es que sus alumnos se relacionen de manera armónica, será él quien brinde a sus estudiantes el ejemplo más poderoso, pues siendo el titular del grupo es su deber estar interesado y comprometido con el bienestar personal, social y académico de todos los miembros del mismo.

Como señala Jere Brophy (2000) es necesario que el docente se convierta en “ejemplo de socialización”, el maestro debe conectar con sus alumnos, no sólo a través de la simpatía y disposición, sino también al apreciar sus ideas y rasgos culturales. Además de mantener una comunicación abierta y asertiva con padres de familia, de manera que estos últimos puedan intervenir de manera benéfica en el mejoramiento de los aprendizajes de sus hijos.

Por otro lado, un maestro capaz de generar un ambiente de apoyo en el salón de clases diseña y planifica actividades significativas para sus alumnos en las que el centro de la actividad es la construcción de los aprendizajes, por lo que brinda a sus alumnos diversas oportunidades para corregir y aprender de sus errores, no ridiculiza a nadie, al contrario, apoya y alienta a sus alumnos a participar de manera activa y dinámica.

A continuación te damos cinco consejos para crear un ambiente de apoyo en el aula de clases que resumen las ideas expuestas previamente.

  1. Establecer reglas claras en el aula de clases. El aula de clases es un lugar en el que debe prevalecer la justicia y el respeto, por lo que es importante establecer reglas claras con los estudiantes, así como las normas de conducta que deberán considerar para relacionarse. De esta manera evitaremos malentendidos al mismo tiempo que generaremos confianza pues, el tener reglas claras brinda la oportunidad de tener un ambiente armónico.
  2. Promover el trabajo colaborativo. El trabajo en parejas o en equipos permite que los alumnos intercambien ideas sobre la actividad que están realizando, esta actividad es enriquecedora pues permite a los alumnos aprender de sus compañeros al mismo tiempo que estrecha los lazos de amistad entre distintos integrantes del grupo. Algo muy importante a considerar es el variar la diversidad de los equipos para que todos los integrantes del grupo se relacionen entre sí.
  3. Brindar oportunidades a los alumnos para corregir sus errores. Aunque muchos profesores no consideran este elemento como uno de los más importantes, sin duda permitir que los alumnos corrijan sus errores brindándoles las ayudas necesarias contribuye a su desarrollo cognitivo y emocional. Catalogar a los alumnos con una calificación de buenas a primeras reprime, coarta y limita su creatividad, si a un niño le ponen 5 en su primera oportunidad muy probablemente esto tenga efectos nocivos en su autoestima y en su gusto por aprender.
  4. Generar confianza y establecer un ambiente de respeto en el aula. Mientras más interesados estemos en el bienestar de nuestros alumnos más confianza tendrán en nosotros y habrá mayores posibilidades de generar un ambiente armónico basado en el respeto a los demás.
  5. Involucrar a los padres en los aprendizajes de sus hijos. Es importante alentar a los padres a interesarse en las actividades que realizan sus hijos, cuando este interés es genuino el niño no solamente mejora su rendimiento académico, si no que además fortalece su autoestima de manera benéfica.

Referencias

Brophy, Jere (2000). La enseñanza, México, SEP (Biblioteca para la actualización del maestro)


Hugo Ruiz

Especialista en temas educativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *