10 SENSACIONALES CONSEJOS PARA QUE TUS HIJOS SE ENAMOREN DE TUS CUENTOS.

Publicado por Hugo Ruiz en

Contar cuentos nuestros hijos y alumnos es una actividad indispensable en el desarrollo del lenguaje, los educandos que tienen acceso a la lectura de diversos tipos cuentos adquieren un mayor comprensión del lenguaje: su vocabulario es  más amplio e interactúan de manera  significativa en conversaciones con sus semejantes haciendo uso de sus competencias lingüísticas, asimismo, desarrollan una mejor disposición a realizar tareas relacionadas con lectura y escritura, en comparación con niños quienes tienen acceso a la lectura de cuentos de manera limitada.

Conocemos la importancia de captar la atención e interés de nuestros alumnos desde el primer momento para sacar el máximo partido de la narración que estamos haciendo, por lo que a continuación te presentamos 10 sensacionales consejos que deberías aplicar si quieres los niños se enamoren de tus historias.

  1. Elegir cuentos de calidad que le gusten.
    Es importante seleccionar aquellas historias que se encuentren  estrechamente relacionadas con los intereses y necesidades de los pequeños, de esta manera será más fácil que se mantengan atentos y desarrollen de manera natural el gusto por la lectura.
  2. Los cuentos no tienen por qué estar escritos.
    El cuento puede ser contado oralmente, no obstante, es importante hacer ver a los educandos que la historia forma parte de la cultura escrita y que si nos remitimos al libro original del que fue tomado el cuento la narración es más amplia y detallada, de manera que esto provoque interés y motivación en el alumno hacia la lectura.
  3. Si teme olvidar detalles, puede tener alguna anotación para ayudarse.
    En el caso de que el cuento que vamos a contar requiera de ciertas gesticulaciones, movimientos atípicos, o tonos de voz especiales para el diálogo de un determinado personaje, podemos hacer anotaciones puntuales en la planeación de nuestra actividad de lectura de cuento, para recordar el momento en que tenemos que hacerlo. De esta manera lograremos captar el interés y atención de alumno con una mayor potencia.
  4. Puede llevar el libro de donde proviene la historia que va contar y mostrárselo a los chicos.
    Como hemos señalado es muy importante hace ver a los alumnos que las historias surgen del lenguaje escrito, por lo que si hemos narrado alguna historia a los chicos resumiendo algunos detalles para hacerla más breve y atractiva, podemos proporcionarles el libro original para despertar en ellos un gusto natural hacia la lectura.
  5. Agregar detalles, incorporar diálogos, jugar con las palabras no presentes en el original.
    Es posible dar un mayor atractivo a aquellas secciones del cuento que consideremos más interesantes para nuestros alumnos, cambiando el tono de voz, incorporando diálogos o palabras chuscas, las cuales pueden podemos establecer como una estrategia para mantener el interés y centrar la atención del grupo en la actividad de narración del cuento.
  6. Al seleccionar la historia, y para narrarla con convicción, pueden realizarse ejercicios de visualización: imaginar cómo son los personajes o el lugar, detalle por detalle.
    Dependiendo de las características de nuestros alumnos o nuestros hijos, podemos realizar diversos ejercicios de visualización, como: pedir a los niños que cierren los ojos e imaginen a los personajes, los lugares, las acciones, entre otros elementos que contenga la narración.
  7. Si el cuento tiene fórmulas rimadas, repeticiones, diálogos, es bueno intentar recordarlos de memoria para crear el clima adecuado al narrar frente a los chicos.
    Los niños estarán deseosos de  interactuar con el  cuento, por lo que es posible aprovechar las rimas, frases chuscas, o el diálogo especial de determinado personaje, por lo que siempre que sea adecuado juguemos con las palabras y procuremos integrar a nuestros alumno , ya que este tipo de juegos favorece la confianza  e interacción de los niños y genera un ambiente de trabajo óptimo para la narración.
  8. Preparar a los chicos para la hora del cuento, con un juego que contribuya a su relajación.
    Esto es muy importante, muchos maestros consideran que los niños no leen por que no les han inculcado el hábito de la lectura, no obstante, siempre hay tiempo para remediar esta situación, preparar a los chicos para la hora del cuento resulta una estrategia fenomenal para captar su interés y generar una actitud favorable hacia la lectura que se va realizar, esta preparación puede llevarse a cabo mediante un juego que favorezca la relajación de los alumnos, como el teléfono descompuesto, simón dice, entre otros que favorezca la comunicación y la confianza en el grupo. En el caso de los padres podemos hace una casas de campaña bajo las sabanas con nuestros hijos y narrarles a la luz de una lámpara. Todo dependerá de nuestra creatividad e imaginación.
  9. Al finalizar el cuento permitir que los chicos que tienen algo que decir se expresen libremente.
    Es muy importante permitir que los alumnos se expresen libremente, muchas docentes y padres de familia tenemos la idea errónea de que nuestros hijos y alumnos debería poder apreciar lo mismo que a nosotros nos gusto de  ese cuento que precisamente acabamos de contar, sin embargo, cada persona es diferente por lo que debemos respetar su gusto y apreciación, puede que para un niño el final del cuento  haya sido lo más divertido, pero que otro en cambio se enfoque en los detalles de los personajes como el tamaño de su nariz o su vestimenta, entre otros.
  1. Gesticular o ponerse un disfraz que despierte en mayor medida la curiosidad e interés de los estudiantes.
    Ya hablamos sobre la importancia de crear un ambiente ideal que contribuya a captar la atención e interés de nuestros alumnos, sin embargo, nada de esto sería posible sin el propio interés y gusto del narrador, si nosotros somos lectores asiduos de diversos tipos de textos existen mayores posibilidades de que podamos transmitir este gusto e interés a nuestros alumnos e hijos de una manera natural y significativa.
    Llevar un disfraz, un sombrero, o hacer gesticulaciones o ademanes divertidos, sin duda, permitirá que los chicos disfruten más ampliamente de la lectura del cuento que estamos realizando.

 

Referencias bibliográficas.

CFCE (2006) Primero de lengua. Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología. Argentina.

Categorías: Educación

Hugo Ruiz

Especialista en temas educativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *