10 ACTIVIDADES QUE PODEMOS REALIZAR CON NUESTROS HIJOS PARA QUE APRENDAN A LEER Y A ESCRIBIR MÁS RÁPIDO

Publicado por Hugo Ruiz en

Durante su educación preescolar una de nuestras principales inquietudes como padres es el que nuestros hijos e hijas aprendan a leer y a escribir de manera rápida y eficiente para que puedan integrarse a la educación primaria de manera favorable.

Aprender a leer y a escribir va más allá de repetir sílabas inconexas o hacer planas, aprender a leer y a escribir bien y de verdad implica estar “Alfabetizado” y esto significa en sentido amplio, adquirir las habilidades lingüísticas y cognitivas necesarias para el ingreso, la apropiación y recreación de la cultura escrita que la humanidad ha producido a lo largo de su historia.

Bajo este enfoque de enseñanza y aprendizaje de la lengua te sugerimos 10 actividades que puedes realizar con tus hijos para que aprendan a leer y a escribir más rápida y significativamente.

  1. Leerles un cuento antes de dormir. El leerles un cuento a nuestros hijos contribuye al mejoramiento de sus capacidades del lenguaje: lectura, escritura, habla y escucha. Además de que facilita a los niños la comprensión del sistema de escritura al poder apreciarlo de manera global en distintos tipos de texto. Al mismo tiempo que mejora su vocabulario y fortalece su autoestima por el contacto directo entre padre o madre e hijo. Por otro lado, aprendizaje y enseñanza son procesos con un fuerte componente afectivo por lo que la participación de los padres aumenta la significatividad del proceso.
  1. Jugar a leer su nombre y los nombres de la familia. El nombre del niño es la palabra más importante en sus primeros acercamientos a la lectura y escritura, primero porque es una palabra que conoce y segundo, porque es en esta palabra en donde puede identificar con mayor facilidad la relación entre las grafías de las letras y su sonido. De igual forma los nombres de amigos y familiares resultan palabras fáciles de asimilar, por la estrecha relación que mantiene con el contexto del niño.
    Depende de nuestra creatividad el poder aprovechar esta oportunidad para favorecer el aprendizaje de la lectura y la escritura a nuestros hijos, es claro que los niños no aprenderán a leer de manera automática, es un proceso complejo que requiere ejercitación y práctica, pero sobre todo motivación; una sugerencia sencilla y fácil de realizar con ellos es el hacer memoramas con fotografías de la familia y pedir a los niños que los relacionen con sus respectivos nombres. Procuremos siempre mantener un enfoque lúdico y evitar recriminarle al pequeño por sus errores. En los primeros años lo más importante es la confianza, usted debe confiar en que el niño aprenderá, para que el niño confíe en que usted puede enseñarle.
  1. Leer etiquetas de productos. Esto puede resultar una actividad sumamente atractiva para el niño, los pequeños ya tienen nociones acerca del sistema de escritura, conocen el nombre de algunos productos y sus respectivas marcas debido a la gran difusión que se hace de dichos productos en la televisión y en los supermercados (por ejemplo “coca-cola”, “Nescafé”, entre otros), de igual manera, algunos son usados de manera habitual por nosotros por lo que nuestros hijos ya los han identificado. Hacer una colección de etiquetas o envolturas de productos para jugar a leerlos con nuestros hijos resulta una actividad interesante para promover la comprensión del sistema de escritura.
  1. Karaoke. Esto puede resultar sumamente práctico y divertido, si se cuenta con la posibilidad de realizar un karaoke con nuestros hijos acerca de una canción que sea de su agrado, sin duda fortaleceremos en él la comprensión de la relación sonoro-gráfica de nuestro sistema de escritura, habilidad indispensable para aprender a leer y a escribir, al pedirle a nuestro hijo que cante siguiendo el ritmo de la música y por supuesto guiándose con las letras que van apareciendo en la pantalla, para lo cual es recomendable tener en cuenta dos consideraciones, primero que la letra de la canción sea breve y al mismo tiempo significativa para el niño, por otro lado, esta actividad tiene un origen basado en el juego por lo que sería incorrecto reprimir o castigar al niño si se equivoca, mas al contrario es nuestro deber acompañarlo y hacer todo lo posible para que se sienta motivado. Es normal que al principio se fije poco en las letras, pero con el tiempo establecerá alguna relación que puede ser el punto de partida para que comience a leer y a escribir significativamente.
  2. Escribir un diario. Existe la vieja creencia de que los niños no pueden leer ni escribir nada, hasta que no hayan aprendido a leer y a escribir de manera correcta. Lo cual es completamente falso, todos los días los niños mejoran la comprensión del entorno que les rodea, por lo que si les pedimos que nos describan lo que les sucedió hoy posiblemente dibujen cualquier cosa de lo que se acuerden, aunque estas representaciones pueden ser mínimas y sólo comprensibles para el niño, esto resulta un paso indispensable en su proceso de alfabetización, leer y escribir bien de verdad significa construir una comprensión del mundo a través de nuestro sistema de escritura, realizar un diario periódicamente con nuestros hijos, les permitirá a ellos comprender la función social de nuestra escritura para guardar ideas y recuerdos, al mismo tiempo, es fundamental, aprovechar sus inquietudes sobre el sistema de escritura, cuando nos pregunten como se escribe tal o cual palabra debemos decírselos,  puesto que esto resulta una señal positiva acerca de que nuestro hijo/hija se encuentra listo para aprender a leer y a escribir, mientras más hagamos crecer su interés y motivación por la lectura y la escritura más rápidamente aprenderá.
  3. Cocinar una receta. Una lista de palabras conocidas resulta una poderosa herramienta para ayudar a nuestros hijos a alfabetizarse, si en la familia existen personas creativas que se atreven a experimentar la preparación de nuevos platillos con ayuda de recetas, vale la pena involucrar a nuestros hijos en este tipo de actividades, porque les permite comprender que nuestro sistema de escritura además de ser bueno para guardar recuerdos e ideas también induce a acciones con propósitos definidos, tal cual se puede apreciar al cocinar un nuevo platillo en la cocina. También puede resultar útil hacer una lista de compras y pedirle que nos acompañen al mercado a comprar los ingredientes, siempre marcando en la lista lo que hemos comprado y lo que hace falta para que el niño pueda establecer relaciones entre el nombre de los ingredientes y la forma en que se escribe dicho nombre.
  4. Lectura de palabras entre distractores. Realizar una selección de palabras que para el niño resulten familiares, por ejemplo foco, moco y coco, entre otras y pedirles que relacione estas palabras con sus respectivas figuras es un juego que permitirá a tu hijo avanzar en el perfeccionamiento de sus nociones sobre la lengua escrita. Como se ha mencionado anteriormente, la creatividad de los padres de familia resulta esencial, podemos hacer dibujos por un lado y en otro grupo de tarjetas escribir  sus nombres para que los niños puedan relacionarlas.
    También podemos hacer “familias de palabras” por ejemplo: maestro, alumno, silla, pizarrón, escuela. Las cuales son palabras tomadas del entorno del niño y que podemos ilustrar para que los niños las relacionen con sus respectivos nombres.
  1. Jugar el celular. El celular representa una poderosa herramienta para acercar a nuestros hijos a la lengua. Recomiendo ampliamente las aplicaciones de la empresa pescAPPs puesto que pone a nuestra disposición una serie de juegos educativos elaborada por un equipo de profesionales en educación que abarcan desde actividades como pintar y dibujar, contar y por supuesto leer y escribir, estas últimas son muy destacadas pues proporcionan a nuestros hijos un acercamiento significativo a nuestro sistema de escritura.  Los ejercicios de escritura que propone se basan en la enseñanza de la lectura y la escritura desde la perspectiva del enfoque constructivista de la educación. Encontraremos estas aplicaciones simplemente escribiendo la palabra “pescAPPs” en la Google Play. Vale la pena no excederse demasiado en el tiempo, y estar al pendiente de las dudas e inquietudes que surjan en nuestros hijos.
  2. Hacer un alfabeto con palabras contextualizadas. Quizás esta sea una de las herramientas más significativas para lograr que nuestros hijos aprendan a leer y a escribir más rápidamente, podemos pegar las letras del alfabeto en su cuarto de la A a la Z y siempre que encontremos algo que sea de su interés ir agregando estas palabras a nuestro alfabeto, se vale de todo, por ejemplo una portada de la película de Bob Esponja, ilustraciones de Gokú o de princesas, tarjetas con nombres de futbolistas, etiquetas de productos, fotografías de familiares y amigos, entre otros, existe una amplia variedad de usos que podemos dar a esta herramienta, siempre que escribamos claramente el nombre de lo que estamos agregando al alfabeto de palabras contextualizadas, estaremos contribuyendo a que nuestros hijos avancen en su alfabetización.
  3. Jugar a la lotería: Puesto que en el juego de lotería todo el tiempo estamos leyendo el nombre de los personajes y objetos que aparecen en las cartas, este juego implícitamente desarrolla en los niños el reconocimiento de la relación sonoro-gráfica entre letras y sonidos, además le exige concentración y disciplina puesto que por la gran variedad de cartas es posible confundir algunos dibujos con otros, y es en estos momentos en el que el niño tratará de identificar las cartas directamente por su nombre. Por otro lado, podemos diseñar nosotros mismos una lotería a nuestro gusto que contenga palabras contextualizadas para el niño como puede ser nombres de amigos y familiares, objetos de su entorno, mascotas, familias de palabras, entre otros.

Referencias

Todos pueden aprender lengua 1°. Educación para todos asociación civil. Fundación Noble grupo Clarín. UNICEF

1 Lengua. Núcleo de Aprendizajes Prioritarios. Serie Cuadernos para el Aula. Consejo Federal de Cultura y Educación. Argentina.


Hugo Ruiz

Especialista en temas educativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *